INTRODUCCIÓN

CAMINO DE REGRESO AL AMOR

Noelia Sánchez Sáez

 

Dedico este libro a mi familia que nunca deja de darme amor y apoyo, a mi compañera Susana que hace que cada día mi corazón sea más grande, y sobre todo a las personas que vienen a mi consulta porque son mis maestros y mi inspiración, la razón por la que voy a trabajar cada día con ilusión.

Gracias de corazón.

 

EL CAMINO DE REGRESO AL AMOR

En el momento en que empezamos a existir, justo cuando somos concebidos, somos puro amor, pura armonía. Somos Vida en su forma más natural y sencilla. Somos concebidos  a imagen y semejanza de nuestra alma con el propósito de que esa alma se exprese y evolucione siguiendo su camino de crecimiento y participando de su entorno y del Orden de la Vida.

A partir de ese momento empezamos a interaccionar con el mundo que nos rodea y aparecen  circunstancias de vida que representarán  retos, obstáculos o simplemente anécdotas que impactarán en nuestra naturaleza emocional, física y existencial, en nuestra esencia. Esa pureza inicial se empañará poco a poco de  las diversas impresiones y, desde las impresiones, formaremos creencias, miedos y prejuicios que influirán en cómo afrontaremos las siguientes circunstancias que aparezcan. De manera que esa naturalidad original dará paso a maneras más o menos complejas de comportarnos para adaptarnos al mundo y no sufrir o incluso para sobrevivir. Este proceso natural es necesario y adaptativo,  pero en muchas ocasiones se cobra el precio de anular nuestra esencia natural hasta tal punto que nos sentimos vacíos,  insatisfechos, perdidos o incluso enfermos. Por encima de todo el Ser Humano tiene la necesidad de sentir que su existencia importa, que es relevante al nivel que sea. No se trata de tener fama, éxito o reconocimiento externo. Se trata de sentirse a gusto con quién soy y con lo que hago.

Carlos, un hombre de 47 años, llegó a mi consulta con un problema grave de ansiedad que limitaba su vida de forma importante. Me explicó que no entendía porque tenía que sufrir este problema cuando lo tenía todo en la Vida. Se había esforzado toda su vida en ser un buen hijo., un buen estudiante, un buen marido, un buen trabajador, un buen padre…y lo había conseguido.  Entonces le dije: “Veo que te has esforzado mucho en ser bueno… ¿Has puesto el mismo esfuerzo en ser feliz?” En ese momento se le iluminó la cara. “No” Dijo. “Nunca me lo había planteado… Y ahora que lo pienso nunca hago las cosas pensando en ser feliz, creo que de ser así tendría una vida diferente.

A Carlos no le hacía falta cambiar de trabajo, ni de esposa, ni de vida. Ni siquiera necesitaba tratamiento para la ansiedad. Necesitaba reconocer partes de sí mismo olvidadas que no atendía nunca. Necesidades aparentemente poco importantes pero que marcaban la diferencia entre sentirse satisfecho y sentirse vacío. Por suerte algo en nuestro interior no se conforma, no se resigna y pugna por atraer nuestra atención hasta ser escuchado. Tengo comprobado que la mayoría de trastornos de ansiedad tienen este conflicto de base: no estoy atendiendo necesidades importantes para mi corazón, mi dignidad o mi salud. En cuanto identifico esas carencias y las atiendo la ansiedad deja de tener utilidad y desaparece. La persona que en este momento sufra de algún tipo de ansiedad debe preguntarse: ¿Me estoy resignando o conformando con algo en contra de mi deseo natural sincero? Ahí debería comenzar su trabajo personal como tratamiento.

Carlos nos sirve de ejemplo para entender la necesidad del Ser Humano de estar a gusto consigo mismo y con el entorno en el que vive para volver a ser amor, para volver a ser naturales, sencillos y puros. En este caso Carlos olvidó atenderse con más profundidad pero hay otras circunstancias que nos alejan de estar a gusto con nosotros mismos y con el mundo, desde los miedos hasta las heridas emocionales recibidas en experiencias negativas. Tenemos decepciones, enfermedades, carencias, pérdidas,…. Vivir es una aventura compleja con muchísimas situaciones agresivas, dolorosas, angustiosas y desafiantes. Todas ponen a prueba nuestra capacidad de atravesar las dificultades o encajarlas y seguir siendo amor. En este libro propongo un camino de conciencia y de trabajo personal para esas personas que se sienten infelices porque cargan con miedos, heridas y resentimientos en su corazón. Un camino donde aprender a  atravesar dificultades o encajarlas, dejar marchar los miedos y el dolor, encontrarse a sí mismos, conectar con lo más bonito de ellos mismos y de la Vida y volver  a ser Amor.

Publicado por

Noelia Sánchez Sáez

Médico Psicoterapeuta. Num. Col:34.408

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *