Depresión

La depresión es una enfermedad muy común que sufren 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 10 hombres en nuestra sociedad. Es, además, una causa muy frecuente de baja laboral.

Todos no hemos sentido desanimados, decaídos o tristes cuando hemos sufrido alguna pérdida personal como puede ser la muerte de una persona querida, la ruptura de una relación o la pérdida de un trabajo. Este tipo de tristeza suele pasar con el tiempo. Pero a veces perdura o incluso puede llegar empeorar, y nos vamos sintiendo más y más hundidos. Si esta situación va acompañada por la aparición de otros síntomas como: ganas de llorar constantemente, falta de energía, apatía, desgana, pérdida de peso, problemas para concentrarse, problemas para dormir, imposibilidad de disfrutar de actividades y falta de interés sexual, podemos hablar de depresión clínica.

Las personas que sufren depresión acostumbran a sufrir un cambio en su comportamiento. En casa, los familiares, notan que esta persona está más distante, desinteresada, irritable y susceptible. En el trabajo la depresión puede afectar seriamente a la habilidad para trabajar eficazmente. Los compañeros notan que la persona trabaja más lentamente, se equivoca a menudo, se discute fácilmente, etc…

En el caso de identificarse con estos síntomas lo recomendable es consultar con su médico de cabecera quien hará una valoración i, o bien le aconsejara el tratamiento adecuado, o hará una derivación al especialista.

Actualmente, la mayoría de la gente tratada por depresión se recupera completamente y continua con su vida con normalidad.