Trastorno distímico

El trastorno distímico se podría definir como una forma de depresión que se sufre con frecuencia en nuestra Sociedad pero que no se diagnostica tan frecuentemente. Básicamente porque la persona que lo sufre no acostumbra a consultar a su médico. Las características más importantes de este trastorno de ánimo son una sensación crónica de abatimiento emocional, falta de ilusión e incapacidad para disfrutar de las coses agradables de la vida con la misma intensidad. Con el término “sensación crónica” estamos hablando de al menos 2 años de duración. Además esta sensación va acompañada de otros síntomas entre los cuales podemos encontrar falta de energía, insomnio, dificultad para concentrarse, pérdida o aumento del apetito, sentimientos de desesperanza o baja autoestima.

Normalmente no hay una causa específica asociada al debut de este trastorno. Aunque las características psicológicas de la persona y factores negativos del entorno pueden jugar un papel muy importante. A diferencia de la depresión, este trastorno es crónico y menos intenso y, por lo tanto, mucho más tolerable. Esto hace que la persona sea capaz de llevar una vida aparentemente normal y responder a sus obligaciones con bastante eficacia. Por eso no se acostumbra a consultar al médico o a pedir ayuda. Como mucho la persona incluirá un montón de vitaminas en la dieta o simplemente se convencerá de que está “pasando una temporada floja… ya pasará”. Lamentablemente esto no funciona porque este trastorno necesita tratamiento específico, ya sea con fármacos, psicoterapia o una combinación de ambos.